La leche materna siempre está fresca, estéril (incluso cuando se tiene una enfermedad viral), a la temperatura adecuada y en la dosis correcta. Está disponible de inmediato, en cualquier lugar y en cualquier momento. Ni siquiera tienes que estar allí todo el tiempo: puedes usar un extractor de leche (para alquilar o comprar en las farmacias). La lactancia materna rima con sencillez, pero también con libertad! Compárese con el coste medio de un año de suministro de latas de fórmula de unos 600 euros, más el coste total anual de los equipos auxiliares (botellas, tetinas, latas de medir, esterilizadores, calentadores de botellas, etc.), entre 75 y 90 euros. ¡Sin mencionar los ahorros en la atención médica!