La elección de la firmeza de una almohada varía de un durmiente a otro, dependiendo de sus hábitos y preferencias de sueño. Aquí tienes algunos consejos para ayudarte a elegir la firmeza de tu almohada de acuerdo con tu posición para dormir: Sobre tu estómago: no uses una almohada, de lo contrario usa una almohada suave muy plana (5 cm de grosor). Sobre tu espalda: usa una almohada semi-firme para un sueño más cómodo. asegurar el apoyo de la cabeza y el cuello De lado: use una almohada firme y gruesa para mantener la cabeza, el cuello y la columna vertebral en línea. Sin una posición fija durante toda la noche: use una almohada de espuma con memoria que amortigüe todos los movimientos y proporcione un apoyo óptimo. Para las personas más grandes, una almohada firme es más apropiada, sin embargo, para las personas más pequeñas, una almohada suave será más adecuada.