La tasa de flujo de aire depende directamente de la potencia del ventilador. Este es un parámetro importante ya que el flujo de aire seleccionado impactará directamente en la eficiencia esperada. El flujo de aire de un ventilador es expresado en m³/h o en m³/mn (en metros cúbicos por hora o minuto) Dependiendo del uso deseado, el flujo de aire medio apropiado es el siguiente: Un ventilador de escritorio sobre un pedestal requiere un flujo de aire medio de 15m³/min. Para una sala de estar u otra habitación más grande, el flujo de aire debe aumentarse a 150m³/min.