Mezcla a partes iguales agua y alcohol casero y frota la mancha con una esponja. Si la mancha acaba de hacerse, un paño empapado en agua y líquido para lavar platos o jabón de Marsella puede ser suficiente.