Una vez que el pan ha sido cortado en rebanadas o a lo largo, se inserta en la tostadora, y se baja el deslizador para presentarlo frente a las resistencias. Las resistencias se vuelven rojas y emiten un calor tan intenso que el el pan se calienta y luego se dora Muchos de los mejores tostadores y tostadoras tienen un temporizador que les permite expulsar la tostada antes de que se queme. No todas tienen ranuras, pero algunas tienen solapas o puertas que se pueden bajar, sobre las que se puede colocar una rebanada de pan, más o menos gruesa, simplemente sosteniéndola contra la parrilla frente a la resistencia.